Todo tipo de equipo necesita conocer con profundo detalle todas aquellas contribuciones que son necesarias para funcionar y debe asegurarse de que esas funciones están asignadas a un miembro capaz de llevarlas a cabo oportunamente y con excelencia. Estas funciones usualmente se clasifican en:

-Funciones de Liderazgo y Dirección: Son aquellas tareas que son responsabilidad del líder del equipo y de las personas que le ayudan a organizar y dirigir al equipo.

-Funciones de Ejecución de Operaciones Clave: Son aquellas acciones que si se dejan de hacer, no cabe duda que habrá problemas.

-Funciones de Ejecución de Operaciones de Apoyo: Son aquellas acciones y tareas que contribuyen a que las acciones clave se puedan realizar.

Para cumplir estas funciones, el equipo debe mantenerse realizando las 3 acciones que le garantizan fortalecerse:

1. Integrar: Seleccionar personas buenas y llevarlas a formar parte de la organización enseñándoles a cumplir de la mejor forma su rol dentro del equipo.

2. Desarrollar: Ayudar a las personas a estar preparados para los retos que encontrarán.

3. Depurar: Conservar sólo a las personas productivas de la organización y dejar ir a aquellos que no se ajustan al equipo en términos de valores, intereses, productividad o actitud. Depurar es bueno para mejorar las organizaciones pues refuerza la cultura que se desea mantener y libera de posibles manzanas podridas que podrían contaminar la organización.

“La arquitectura de equipos consiste en configurar una organización que ayudará a sus miembros a producir trabajo y resultados grandiosos como equipo.”

Jay Chiat, (1931 – 2002)

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Acerca tu negocio a todos los clientes potenciales a través de tu tienda online.