Cuando hablamos de hábitos de vida saludables, solemos pensar siempre en salud física. Mantenernos ágiles, con un peso adecuado a nuestra edad y condiciones físicas, llevando una alimentación cuidada. 

Sin embargo, hay otra parte de nosotros mismos de la que también debemos preocuparnos; nuestra mente. 

La salud mental es parte integral de la salud, lo cual no significa sólo ausencia de trastornos mentales, sino un estado de bienestar suficiente para hacer frente al estrés normal de la vida.

Para la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es un estado de bienestar en el que la persona, puede desarrollar sus capacidades, hacer frente al estrés normal de la vida y trabajar de forma productiva. 

En la actualidad muchas personas pasan gran parte de su vida adulta en el trabajo, es por esta razón que las empresas deben tener en cuenta que el entorno laboral de sus empleados vele por su bienestar mental. 

El objetivo de las empresas debe centrarse en los factores que mejoran el bienestar de sus trabajadores, para no conducir a las personas a padecer de problemas de salud física y mental, pérdida de productividad; los principales factores de riesgo en el entorno laboral que provocan la presencia de problemas y trastornos mentales pueden ser: 

  • Cargas de trabajo excesivas, exigencias contradictorias y falta de claridad de las funciones que debe desempeñar.
  • Comunicación ineficaz, poco asertiva y falta de apoyo por parte de directivos o los compañeros.
  • Intimidación y críticas que pueden generar frustración y sentimientos de temor y rabia, acoso psicológico y sexual.
  • Condiciones laborales inadecuadas, tales como oficinas con espacio físico reducido, escasez de luz natural y mala ventilación contribuyen en la aparición de estrés y tensión.

Las empresas pueden aplicar muchas medidas eficaces para promover la salud mental en el lugar de trabajo, aumentando la productividad y mejorar la calidad de vida de sus trabajadores, quienes pasan el mayor tiempo de su día a día con sus jefes, colegas y compañeros.

Estas son algunas de las mejoras que se pueden implementar para que las personas tengan una buena salud mental en el trabajo. Pero, hay que tener en cuenta que cada empresa tiene sus propio reglamento de trabajo. 

  1. Conocer las necesidades de cada trabajador y sus capacidades para así desarrollar normas que contribuyan a la mejora de la salud mental. 
  2. Explicar a todos sus empleados a quién y a dónde recurrir cuando necesiten pedir ayuda. 
  3. Crear espacios que permitan a sus empleados crecer profesionalmente. 
  4. Gracias a las nuevas tecnologías y el creciente acceso a Internet, se le podrá permitir trabajar a distancia y casi a cualquier hora del día o de la noche, contribuyendo a sus necesidades personales. 

Por esta razón, es indispensable tener un buen ambiente laboral, ya que esto influirá directamente en la productividad de las personas en su lugar de trabajo.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Acerca tu negocio a todos los clientes potenciales a través de tu tienda online.