Toda organización que pretende funcionar, alcanzar ciertos objetivos y avanzar en la dirección correcta necesitará “impulso” como ingrediente clave.

El impulso es la responsabilidad del líder y nadie más puede hacerse cargo de esto pues solo el líder conseguirá que los miembros del equipo trabajen juntos, alineados y coordinadamente sumando sus esfuerzos de una forma que existan cuando menos pequeños avances.

Esto significa que es importante aprender a celebrar pequeñas victorias en equipo, cada acción que contribuya con avance debe ser reconocida y valorada para que resulte notorio para todos lo que es valorado y lo que el líder busca.

Muchas organizaciones o equipos tienen que entrenar mucho antes de lograr que exista coordinación y orquestación. 

Es necesario tropezar, incurrir en pérdidas o problemas, para poder aprender de ellos y consolidar al equipo de forma que esté listo para moverse con eficacia.

El impulso es el agente de cambio y aceleración más poderoso o Cuando se logra impulso todo es más fácil, las personas ponen más atención al avance y a lograr más victorias que a los pequeños problemas que surgen y el desempeño que tienen todos los miembros de equipo mejora por la inercia del impulso.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Acerca tu negocio a todos los clientes potenciales a través de tu tienda online.